info@teleradweb.com.ar

Av del Libertador 2442, 4º, Olivos (B1636DSR) - Buenos Aires, Argentina

O. (+54) 11 4711 8790


Buenas prácticas para adoptar la teleradiología en un centro médico

En un mundo cada vez más atravesado por la tecnología, e incluso gerenciado en muchos casos a partir de ella, la teleradiología llega para ocupar un espacio central. Se trata de una práctica innovadora en el ámbito de las tomas radiológicas y que ofrece, entre otras variables, diagnósticos más profundos, específicos e integrales. Pero ¿cualquier institución lo puede adoptar?

El modo de abordar la radiología a distancia desde un centro médico o desde un centro radiológico, puede darse desde dos perspectivas posibles.

  1. En un caso es factible conformar un equipo interno de profesionales que abordarán el análisis de las muestras y el diagnóstico de los pacientes de una forma remota, pero que no necesariamente implica abandonar el espacio en conjunto que se comparte.
  2. En otros contextos, el equipo de profesionales puede ser remoto pero, compartiendo un espacio virtual, llegarán al mismo abordaje de las radiografías y demás procedimientos que se realizarán, pudiendo complementarse perspectivas y visiones de lo que cada paciente presente.

Ya sea de una u otra conformación, el equipo de profesionales debe contar más allá de su propia e indiscutible idoneidad, con protocolos y equipos que permitan llevar a cabo la tarea con excelencia y óptimos resultados. Es por ello que el detalle de una serie de buenas prácticas para adoptar la teleradiología como servicio, resulta no solo indispensable sino también de suma utilidad.

 

Una constante: la actualización tecnológica

¿Siente que todos los días aparecen nuevos sistemas y apps y siempre está de atrás, tratando de estar al día? Así nos pasa a todos y es necesario una implacable actualización. En la ciencia, las nuevas herramientas y la cada vez más alta definición en la toma de imágenes y en las proyecciones de las mismas, aportan gran valor y jerarquizan el saber médico, puesto que el mismo puede potenciarse hacia niveles insospechados.

Tal es así que resulta indispensable una revisión periódica y prescripta de las maquinarias con las que se cuenta, tanto para la toma de las muestras médicas como para el análisis de ellas.

Recordemos que el eje central de la teleradiología radica en la captura de imágenes y en su posterior transmisión hacia un complemento remoto donde las mismas puedan ser evaluadas. Es por ello que la observación tiene que poder hacerse desde un dispositivo “limpio” y claro.

El procedimiento sólo puede proyectarse dentro de un entorno de captura y transmisión digital de imágenes; allí se encuentra, por el momento, la máxima fidelidad. Por ello, la adquisición, mantenimiento y actualización de la tecnología implicada en el servicio radiológico es, quizá, el primer paso.

 

telerad_beneficios3

 

La capacitación como base de la adopción

tecnológica

Otro de los valores fundamentales de la radiología a distancia es la inmediatez con la que se obtienen los diagnósticos. Para que esta premisa sea el fuerte de un centro de imágenes, se requiere buena capacitación en el abordaje de las aplicaciones específicas, en los modos de visualización y en el manejo del sistema. La sinergia que puede generarse entre profesionales de calidad y buenas tomas de imágenes, será efectiva siempre que se pueda optimizar lo que la tecnología en sí misma ofrece. Es decir, saber apropiarse de cada uno de los datos y especificaciones que las maquinarias ofrecen para convertir datos, números e imágenes en diagnósticos atravesados por el conocimiento que solamente un médico puede aportar.

No es productivo un equipamiento que no se aprovecha en su máxima potencialidad o que tiene códigos ilegibles. La estandarización de las imágenes radiológicas en formato DICOM es fundamental, así como también la implantación de archivos digitales (PACS).

 

Entornos colaborativos para un mejor diagnóstico

Si algo promovió la telemedicina en general y la teleradiología en particular es la concreción efectiva y eficaz de los ateneos médicos o reuniones de profesionales de la medicina para abordar un caso clínico de manera integral. El escenario virtual y la exposición de los datos disponibles para su acceso desde cualquier ámbito y/o dispositivo, promueve el entorno colaborativo y la cooperación de saberes.telerad_beneficios2

Para la promoción de esta rica forma de abordaje de los casos médicos es fundamental la conformación de un equipo de trabajo, cuya base sea la excelencia profesional, pero que sean quienes también hayan sabido aprovechar y promover los beneficios del trabajo en equipo.

Nuevos escenarios requieren nuevas tecnologías y también nuevas habilidades de parte de los que tienen la responsabilidad de interactuar en cada área. Brindar herramientas adecuadas, capacitación constante y un acompañamiento que promueva la cooperación es fundamental. Será necesario, por lo tanto, como base para la implementación de la radiología a distancia en un centro, una organización pautada en cada uno de los planos antes expuestos, así como también una precisa delimitación de funciones y alcances de cada sector.

De más está aclarar que la tecnología se convertirá en un complemento del profesional de la medicina, cuyo conocimiento de base es tan necesario como indiscutible. En el mismo sentido, los ideales profundos que promueven las prácticas médicas permanecen inalterables, por lo que será también necesario ocuparse de la divulgación, con claridad, de la confidencialidad de datos que sigue siendo la base de ese vínculo implícito que se establece entre el médico y su paciente.

 La semana anterior compartimos los conceptos básicos de la teleradiología, por si quiere echarle un vistazo y compartirlo dentro de su equipo. Si tiene inquietudes que quiera conversar con nosotros directamente, lo estamos esperando:

Quiero hablar con un especialista